HISTORIAS DE ANFITRIONES

Cómo es Dorothee como anfitriona

Dorothee es anfitrión en Londres porque le gusta compartir el alojamiento con otros.

Dorothee es anfitrión en Londres porque le gusta compartir el alojamiento con otros.

¿Cuál fue tu motivación para empezar a hospedar?

Desde que compramos nuestra casa hace 11 años, siempre hemos tenido huéspedes. Es parte de nuestro estilo de vida, especialmente porque tenemos un dormitorio libre que rara vez usamos. Hasta ahora hemos tenido una buena experiencia. Se trata de traer el mundo a nuestro espacio. Y es una buena forma de maximizar el potencial de nuestro patrimonio: nuestra casa.

¿Cómo recibes huéspedes en tu alojamiento?

Si aún estoy trabajando cuando llegan los invitados, normalmente mi hija se encarga de recibirlos. Le encanta y siente que es una especie de trabajo para ella. Es una buena manera de recibir a nuestros huéspedes, porque se dan cuenta de que es una casa familiar.

¿Sus hijos también interactúan con los huéspedes?

De hecho, los niños dicen: "Ah, deberías ir a tal restaurante. Deberías ir a esa cafetería. Definitivamente deberías probar esa hamburguesa”. La mayoría de los huéspedes realmente aprecian eso. Se sienten bienvenidos, y sienten que pueden saborear la vida del sur de Londres.

¿Cómo el hecho de hospedar cambió la forma en que consideras el alojamiento?

Me aseguro de que la cocine esté perfecta (que no es fácil teniendo dos niños pequeños) y me aseguro de que el jardín de la entrada esté ordenado y limpio.

¿Qué te ha permitido hacer el ingreso adicional que ganas por hospedar?

Compramos a nivel local, compramos en mercados de productores y comemos productos orgánicos buenos y frescos que no podríamos costear si no fuéramos anfitriones en Airbnb.

¿Es importante para ti la flexibilidad de la plataforma de Airbnb, el hecho de que puedas establecer tus propias reglas básicas?

Es muy importante, como se esperaría al tener dos hijos. Tenemos actividades, nuestras ocupaciones y algunas veces queremos el espacio solo para nosotros. Es genial tener flexibilidad para decidir cuándo queremos hospedar.

Una de tus reglas es que los huéspedes formen parte de la familia durante su estadía. ¿Puedes decir algo más?

La mayor parte del tiempo, los huéspedes entienden y agradecen que, al momento de reservar con nosotros, la descripción indica que se trata de una casa familiar. Y si están dispuestos a interactuar con los niños, entonces mejor. Normalmente eso significa que a veces nos tomamos una taza de té en la cocina todos juntos. Hablar de nuestro día, y luego todo el mundo sigue adelante con lo que están haciendo. Es un buen punto de contacto.

Otras historias de anfitriones

Empieza a crear el anuncio

Empieza a crear el anuncio